viernes, 25 de diciembre de 2009

Acrocanthosaurus

Clasificación científica:

Saurisquios
Terópodos
Carnosaurios
Alosáuridos

Especies:
Acrocanthosaurus atokensis

Su nombre significa reptil de espina alta, debido a que encima de sus vértebras llevaba una serie de espinas (en cada vértebra) que se extendían desde el cuello hasta la mitad de la cola, cuyo tamaño variaba desde los 35 a los 50 centímetros; a diferencia del Spinosaurus, las del Acrocanthosaurus nunca llegaba a alcanzar la altura de un hombre, y también, al igual que este, debió formar una especie de vela en su lomo. Este feroz carnívoro cazo en los terrenos del Cretácico medio, hace 120 y 110 millones de años; sus restos fósiles han sido hallados en los estados de Oklahoma y Texas, siendo los dos sitios de Estados Unidos.


El Acrocanthosaurus fue un depredador bípedo, grande y poderoso, con una longitud mínima de 11 metros, y una máxima de 13 metros, rivalizándose con el Tyrannosaurus y el Carcharodontosaurus; aunque fue menos pesado que estos dos, con un peso máximo de 5 toneladas (peso mínimo 3 toneladas), debió ser no tan robusto como los otros dos mencionados. En cuanto a su altura, debió ser de unos 4 metros, hasta los 5 metros; y su cráneo medía hasta 1,3 metros de largo, considerablemente grande ¿no es cierto?, y tenía unas fuertes mandíbulas equipadas con filosos dientes que le servían para cortar la carne de sus víctimas, sin embargo, no podían atravesar la carne hasta el hueso, ya que estos dientes eran de poco grosor, y se les podían romper, no como el Tyrannosaurus, que sus dientes ayudados por su potente mandíbula era capaz de romper huesos. Toda esta estructura era compensada con un flexible y musculoso cuello, que le permitía jalar y hacer movimientos bruscos con la cabeza.


Ahora, hablemos de su velocidad: pudo haber alcanzado los 32 kilómetros por hora, tal vez hasta 40; posiblemente con esta velocidad, el Acrocanthosaurus debió poder ganar a la mayoría de sus presas en cualquier persecución, usando su larga cola para equilibrarse al correr, o para caminar. Uno de los motivos por el cual el Acrocanthosaurus era ágil y veloz, era porque la mayoría de sus huesos eran huecos, así el animal era más liviano, y podía alcanzar mayores velocidades.

Otra arma del Acrocanthosaurus fueron esos brazos no tan pequeños como los del Tyrannosaurus, y que tenían afiladas garras, y podían apresar a presas menores que él. Aunque estaba más adaptado a cazar presas mayores que él, como el Paluxysaurus, que era muy parecido al Brachiosaurus, aunque más pequeño, de unas 40 toneladas.



Y hablando de presas, su presa potencial debió ser, entre otros, el ornitópodo Tenontosaurus, que fue presa también del ágil Deinonychus (pobre Tenontosaurus), el Deinonychus probablemente no tuvo oportunidad si es que un Acrocanthosaurus acosaba a un Tenontosaurus, ya que enfrentarse contra aquella gran bestia, llevaba las de perder.


Bueno, para terminar este post, afirmo que el Acrocanthosaurus fue el mayor depredador de sus tiempos, y el segundo más grande de toda Norteamérica, solo alcanzado por el Tyrannosaurus.

1 comentario:

fernandosaurus dijo...

esta perfecto,hay mucha informacionde su esqueleto

saludos xD