miércoles, 30 de diciembre de 2009

Diplodocus


Clasificación científica:
Saurisquios
Sauropodomorfos
Saurópodos
Diplodócidos



Especies:
Diplodocus longus
Diplodocus carnegiei
Diplodocus hallorum
Diplodocus hayi

Su nombre significa doble viga. Este enorme dino vivió en el Jurásico tardío, entre 154 y 144 millones de años, en Norte América. El Diplodocus, junto con el Apatosaurus, es uno de los saurópodos más conocidos. Pudo medir desde los 24 a los 27 metros, y un peso de 12 a 20 toneladas. Su cuello era muy largo, de unos 7 a 8 metros de largo, y su cola aún más, midiendo de 12 a 14 metros de largo. Una de las especies de Diplodocus, el Diplodocus hallorum, es también conocido como Seismosaurus, cuya longitud era de 35 a 42 metros de largo, y con un peso de 30 a 50 toneladas, permitiendo que el Diplodocus sea uno de los saurópodos más grandes de los registrados hasta ahora.



La cabeza de este animal era excesivamente pequeña en comparación de su tamaño, de unos 40 centímetros de longitud, sugiriendo que el cerebro también lo era, esto no le permitió tener mucha inteligencia al gran saurópodo, aunque estando a una altura de unos 6 a 7 metros, era difícil que su cabeza sea alcanzada por depredadores como el Allosaurus, además, si el depredador insistía, tenía una poderosa arma, el extremo de su cola era muy delgado, pero fuerte, y lo hacía una especie de látigo con el que azotaba a sus depredadores. Se apoyaba en cuatro robustas patas para soportar su peso, en cuyos extremos de los cinco dedos exhibía una afilada garra, con la que se defendía de sus agresores tratando de introducírsela en su piel.



Aparte del Allosaurus, también fue acosado por depredadores como el Saurophaganax y el Epanterias, que eran muy parecidos al Allosaurus, solo que de mayor tamaño; y otros como el Torvosaurus, que era muy parecido al famoso Tyrannosaurus, y que seguramente el Torvosaurus fue su antecesor. Un Diplodocus joven era fácilmente depredado por estos cazadores, pero al llegar a la edad adulta, era más difícil que pudieran asediarlo, debido a su enorme tamaño.